Una tarde de mujeres en Villa Francia

El olor a pan recién hecho se siente un poco antes de entrar al centro comunitario. Es un día de sol y adentro hay varios grados más de calor. Quinientos panes están esperando su turno para el horno.

Son las vecinas de Villa Francia que aprenden a hacer pan. Todas con delantal, cofias y mascarillas. Nadie entra sin desinfectarse los pies y manos. La primera horneada ya está lista y comienzan a llegar las familias para llevarse su lote. Mientras esperan su turno, aprovechan para ponerse al día. ¿Cómo está vecina? ¿Hace tiempo que no lo veíamos vecino?

Verónica nos espera en la biblioteca. Los silbatos están listos. Cada uno con su sobre y etiqueta. Los pañuelos también. Verónica es nacida y criada en Villa Francia, en los tiempos que estaban las monjas, se fue a vivir fuera de la Villa por varios años y volvió hace dos. Conversamos de la vida, pelamos a los hombres, compartimos anécdotas y echamos la talla.

Las mujeres aplauden afuera. La jornada ha terminado bien para todas.