Con amor del bueno, mujeres de Villa Francia con su silbato de emergencia meteruido

Con amor del bueno: silbato de advertencia MeteRuido

silbato de advertencia meteruido

-¡Esto nos sirve!

-Qué buena idea.

-Es simple y útil.

-Mi hija lo ha pasado mal varias veces en el metro. Cosas desagradables le han sucedido y este pito es una solución.

-¡Hasta para poner orden en la casa sirve!

Todavía me sorprendo cuando escucho a distintas mujeres hablar de nuestro silbato de advertencia MeteRuido. No importa su edad, dónde viven ni cómo vivan, lo valoran.

Habíamos hecho una promesa y ayer comenzamos a cumplirla. Prometimos regalar un silbato por cada silbato MeteRuido que se comprara en nuestro sitio web. Y lo hicimos al cierre de nuestro taller de comida saludable que organizamos junto a metelecuento con vecinas de Villa Francia, barrio ubicado en Estación Central.

Aprendí varias cosas durante este taller. Aprendí que si nos permitimos probar cosas nuevas, como un nuevo plato o una forma diferente de hacer una comida, estamos abriéndonos a nuevas experiencias y eso nos ayuda a flexibilizar nuestra forma de pensar. Y una “cosita” más…

En la última sesión, cambié la pregunta ¿Me entienden? por ¿Hay algo que expliqué mal? o ¿Hay algo que expliqué muy rápido? Soy yo la que falla si no sé explicar bien y no ellas. Es un cambio aparentemente pequeño, que produjo todas nos sintiéramos más confiadas y seguras.

¿Qué más les cuento? Que quedamos con ganas de seguir juntándonos en marzo cuando el “bicho” haya amainado. Que nos despedimos contentas. Y que MeteRuido es un sentir transversal.